UN LARGO VUELO

Este sábado 25 de mayo la lluvia respetó y por fin pudimos llevar a cabo la actividad de anillamiento de aves que la Mancomunidad ofrece a las familias. “Anillamiento” suena un poco raro y fuimos a orillas del Arga, en Huarte, sin saber muy bien qué íbamos a ver pero enseguida los biólogos encargados de la observación y control de aves nos lo explicaron. Al punto de la mañana habían colocado unas redes muy finas entre las ramas y árboles y para nuestra sorpresa, cuando fuimos a visitarlas, pudimos encontrar una gran variedad de pájaros. Con mucho mimo rescataron a las aves y nos dedicamos a estudiarlas. ¡La cantidad de cosas que nos pueden contar las alas! La edad, dónde emigran, si vienen de lejos… Y si soplamos en la tripita, podemos descubrir si son macho o hembra, si tienen pollitos, si están de viaje o si están descansando unos días por aquí…

Lo de reconocer la especie ya se lo dejamos a los expertos porque, si bien aprendimos a distinguir especies por la forma del pico, de la cabeza, los colores y patas, los nombres son ya muy complicados. Alucinados nos quedamos cuando vimos un pajarillo que había hecho escala en el Museo de Ciencias Naturales d Bruselas para recibir su anilla y quedar registrado.

Es increíble la cantidad de cosas que hace la Mancomunidad por el entorno y las actividades didácticas que ofrece para enseñarnos a respetarlo y cuidarlo.

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.