UNA CIUDAD EN NUESTRO PATIO

Para aprendernos bien las normas de circulación lo mejor es empezar desde pequeños, porque desde que nos bajamos de la silleta ya tenemos que poner en práctica nuestros conocimientos en educación vial. Para ello, la Policía Municipal nos monta en cuestión de minutos un recorrido típico de nuestra ciudad, y nosotros, los alumnos de 3º de primaria, tenemos que recorrerla sin que nos pongan ninguna multa. Equipados con nuestras bicis y cascos, estamos a prueba de semáforos, pasos de cebra, señales y todas las pistas que la ciudad nos da para poder movernos sin peligro.

Tanto si somos peatones, como si somos conductores, hay un lenguaje para poder comunicarnos sin accidentes y se llama Normas de Circulación.

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.