CON LOS BRAZOS ABIERTOS

Este es un año importante para las niñas y los niños del aula de tres años. Empiezan un camino nuevo, impredecible, emocionante. Dan sus primeros pasos algo asustados, sin querer alejarse demasiado de los brazos que conocen, de las personas con las que se sienten protegidos y queridos. Pero al mismo tiempo, mirando con curiosidad la nueva parcela de mundo que se abre ante ellos.  Aunque son los pequeños de la escuela, también desean sentirse reconocidos y valorados, sentir que son parte importante de ella. Por eso, hemos decidido ofrecerles un pequeño espacio en el que poder mostrarse a los demás sin miedo. Cada semana la dedicamos a cuatro niños, los protagonistas, quienes nos traen un pedacito de casa al aula.

En asamblea muestran sus juguetes preferidos y dejan que los demás los pasen de mano en mano. Éstos lo hacen con mucho cuidado, siendo conscientes de que se trata de algo valioso. Muestran las imágenes de sus cuentos favoritos, se pasean con sus fantásticos disfraces por el aula, se emocionan al verse en los vídeos que han mandado las familias.

Nosotros también queremos regalar algo a los protagonistas, que nos están enseñando tanto. Marcamos sus siluetas, descubrimos sus nombres en un papel mágico, les dibujamos mientras posan pacientemente y les lanzamos un puñado de besos.

El viernes despedimos a los cuatro protagonistas con cariño, conociéndoles un poco mejor, sintiéndonos más cercanos y esperando con ganas a los de la semana que viene.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.