LAS HADAS MADRINAS DE ESTE TREN

En nuestro tren tenemos también unos pasajeros muy peculiares. No están adscritos a ningún vagón porque se mueven rápidamente de uno otro. Acuden a cualquier llamada de ayuda, donde haga falta, y con la mejor de las sonrisas, y siempre muy discretas, sin hacer ruido. Son como hormigas trabajadoras, casi ni se les nota, por eso es difícil verlas, pero están ahí. Podéis comprobarlo por los resultados. Como veréis, cada vagón está perfectamente caracterizado, no falta ni un detalle…y si algo falla, ahí vienen volando para arreglar un dobladillo, encontrar calcetines, pintar caras, organizar coros o manejar cámaras. Tengo que hablar en femenino porque la mayoría son mamás del cole, aunque no podemos dejar de mencionar a algún papá que se une a esta comitiva. Si por su nivel de trabajo, esfuerzo y constancia las podemos comparar con hormiguitas, por lo que este estupendo grupo de voluntarios es capaz de hacer, los tenemos que considerar nuestras hadas madrinas. Muy pendientes de nuestras necesidades, en la sombra, siempre aparecen cuando se les necesita y hacen de lo imposible algo real, llenándolo todo con su eficaz magia. Si sois capaces de verlas, y reconocerlas, dadles las gracias, incluso un abrazo, porque todo es poco para nuestros espíritus amables.

 

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.