DAMOS LA BIENVENIDA A BAYONNE, NUESTRO POLLITO ESCOLAR

Durante 21 días de marzo, los alumnos de 4º de Primaria hemos tenido una misión de vital importancia. Decimos vital porque ésa era precisamente nuestra tarea: cuidar de los huevos que una mamá del centro nos trajo en una incubadora para seguir todo el proceso que experimenta un huevo con su mamá gallina hasta hacer eclosión. Ahí hemos estado los 21 días que dura el ciclo, vigilando la incubadora, midiendo el grado de humedad y la temperatura para que las condiciones fueran óptimas y los huevos no echaran de menos el calor de su mamá. La fecha prevista de eclosión era el miércoles 28 de marzo, último día de clase antes de las vacaciones, pero por allí no asomaba ningún pollito. Nos quedamos un poco tristes por no saber si realmente el experimento había funcionado o no, pero va,  y con unas horas de retraso, asoma su cabeza Bayonne, el pollito superviviente. Poco a poco va rompiendo el cascarón, piando con todas sus fuerzas, y cuando se le seca el plumaje, descubrimos a un precioso pollito negro con manchas blancas. ¡Bienvenido Bayonne! Esto no lo hemos podido ver porque ya no estábamos en el cole pero la mamá que nos trajo la incubadora lo grabó y lo hemos visto en el siguiente enlace:

Bayonne, el pollito escolar

Con esta experiencia hemos aprendido en vivo y en directo el ciclo del huevo y además, nos hemos dado cuenta de la importancia de ser constantes y rigurosos con el trabajo, ya que un accidente o pequeño error puede cambiar el ciclo de la vida.  De todos los huevos, solo Bayonne ha conseguido completar el ciclo y nacer así que nos sentimos muy orgullosos de nuestro pequeño pollito escolar.

Bayonne, nuestro pollito

Guardar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *