LA CRÈPE QUI SAUTE

¡Eso es! El viernes 2 de febrero, día de la Candelaria (Chandeleur), las crêpes volaban por los aires en la ludoteca del cole. Philippe y Karine, dos papás del cole, como “expertos pilotos”, nos han enseñado cómo se da la vuelta a la crêpe en el aire…y que vuelva a aterrizar en la sartén. Todos los chiquis que participamos en el taller organizado por varias familias del cole quisimos probar en esto de la cocina aérea y ta-chán, ni un aterrizaje forzoso. Pero vamos por orden, que con la emoción estoy empezando casi por el final.

Primero Philippe nos contó qué es eso de la Chandeleur y por qué se celebra y luego ya pasamos a lo práctico con Karine, a aprender a cocinar crêpes, ahí viene lo de darles la vuelta. Y luego, Roman nos contó el cuento de La Sorcière Tambouille, con teatro y proyección y todo, para no perdernos ni un detalle. Line e Irene nos ayudaron a seguir la historia con sus personajes de Sorcière y l’Ogre y por si queremos conocer la historia, el cuento se nos ha instalado en la biblioteca del cole para que podamos leerlo todas las veces que queramos.

Aquí no termina el taller porque luego pasamos al concurso de decoración. Cinco familias ya habían preparado un montón de crêpes en casa y los artistas menudos nos dedicamos a decorarlas.¡Viva el color! ¡Y el azúcar! Tan difícil resulto saber cuál era la más artística que tuvimos que sortear el premio. La afortunada fue Yilis, pero bueno, que podía haber ganado cualquiera del nivelazo que allí había.

Y claro, eso no se podía quedar alllí, niños y mayores nos pusimos las botas de comer crèpes. ¿Os hemos dado envidia? No os preocupéis, el año que viene repetimos y nos acompañáis.

 

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.