CONSOLIDACIÓN DEL PROGRAMA DE APRENDIZAJE EN FRANCÉS- PAF

La consolidación del Programa de Aprendizaje en Francés- PAF- ya es un hecho y nos encantaría repasar y conocer un poco más en profundidad en qué consiste.

Este modelo plurilingüe que fue implantado en el colegio Vázquez de Mella- Bayonne en 2015 ha demostrado, tras su incorporación a todo el ciclo de Infantil, que la convivencia de un modelo educativo en Idiomas con las Enseñanzas Musicales Integradas es un éxito.

Los niños viven con toda naturalidad la inmersión en el idioma francés, con la misma espontaneidad con la que atienden sus sesiones de castellano, y por supuesto dejan un huequito para el inglés, idioma que incorporan como asignatura de lengua extranjera desde 1º de Infantil. No hay confusión alguna, ya que los niños identifican a sus profesores con el idioma en el que desarrollan cada sesión, y en el caso del francés, algunos niños ni siquiera sospechan que sus profesoras hablan castellano.

Durante la jornada escolar, que consta de 6 sesiones, mínimo 2 de ellas son en francés. Al principio se introduce el idioma de forma muy sencilla y repetitiva, sobre todo en cuanto a las rutinas del aula y de los elementos que se utilizan: pinturas, rotuladores, pizarra, etc. El requisito para el profesorado es estar en posesión del nivel C1 de francés y desde el Centro se solicita preferiblemente la especialidad en Educación Infantil.

La clave del éxito está en una perfecta coordinación entre los profesores de francés y castellano, que se ponen de acuerdo para trabajar los mismos proyectos, con similar metodología y vocabulario, en el idioma que a cada uno le corresponde. Tanto en los rincones, como las rutinas, los proyectos o psicomotricidad, reciben inputs similares en cada uno de los idiomas.

Los niños ya saben que las sesiones se dividen en asamblea, rincones, trabajo en mesa… y que según qué profesor acceda al aula, la clase se va a desarrollar en un idioma u otro. El profesorado de inglés también intenta adaptarse a este plan de trabajo, por lo que los niños reciben los conceptos de manera muy intensa y a la vez muy natural.

Se trabajan unos 6 proyectos al año, aunque el número y grado de profundidad depende del curso de Infantil en el que se encuentren. En 1º se trabaja vocabulario básico y de rutinas. Un día cualquiera arranca con el saludo, ponerse la bata, sentarse en la asamblea, nombrar al encargado del día, expresar las emociones…para luego pasar a los Rincones y al trabajo en mesa, individual o colectivo dependiendo del día.

En 2º se trabaja un vocabulario más amplio y general tratando de animarles a que se expresen en francés. Números, colores, partes del cuerpo, elementos del aula o palabras relacionadas con eventos o períodos del año, como la Navidad o el Día del Niño, son ejemplos del vocabulario trabajado. En este caso, la asamblea da paso al trabajo en mesa o de cuento, canción, poesía, bits de vocabulario…para cerrar la jornada o la sesión matinal con los Rincones. En 3º, se dedica más tiempo al trabajo en mesa y, además de la comprensión y la expresión, se trabaja la fonética, con sesiones de desdoble en la que la clase se divide en dos grupos, cada uno con una profesora. Aquí se hacen juegos con bits por equipos, se usan tablets de juegos de fonética y lectura en francés…

En relación al castellano, en los proyectos se trabajan los contenidos y vocabulario básicos de cada proyecto en ambos idiomas, repartiendo los secundarios en cada lengua.

La metodología trata de ser muy lúdica precisamente para que el grado de motivación sea alto. Entre los niños triunfa todo lo que tenga que ver con la música, las canciones y el movimiento, por lo que se aprovechan estos recursos tanto en castellano como en francés.

Se utiliza todo tipo de materiales didácticos como cuentos, canciones, fichas, pizarras individuales de velleda, bits, juegos…

Esta inmersión en el idioma francés hace que los niños aprendan casi sin darse cuenta, aunque al principio les cause extrañeza. Ya desde 1º de Infantil son capaces de identificar objetos del aula, colores, atender instrucciones básicas… Conforme avanza el curso y el ciclo, los niños ya pueden expresarse con peticiones muy sencillas como pedir agua, ir al baño, dar las gracias, pedir permiso…

La valoración del profesorado es muy positiva, así como la de los niños, y sorprende la naturalidad con la que cambian de idioma y se expresan sin necesidad de pensar o traducir. Además, el grado de comprensión del idioma llega a ser muy alto.

Los niños no dejan de sorprendernos y anécdotas hay para rato, como la de un niño, un poco preocupado al final de curso, porque su profe Asun aún no había aprendido castellano después de 9 meses en el cole…Un guiño muy simpático y que explica por sí mismo el éxito de este Programa de Aprendizaje en Francés- PAF.

 

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.